Historia

Historia

Sumidero Antiguo

Cañón del Sumidero antes de la construcción de la presa.

El Cañón del Sumidero fué escenario de batallas históricas entre Chiapanecos y Españoles, en el siglo XVI. Lugar en donde los Indios Chiapas se arrojaron, prefirieron morir que ser esclavizados, constituyéndose en un símbolo cultural y de identidad para el Estado de Chiapas.

Con sus 25 kilómetros de longitud y más de 800 metros de altura, esta maravilla natural tiene aproximadamente 12 millones de años, hablando de su edad geológica, y encierra leyendas e historias verdaderas que integran gran parte de la historia de Chiapas.

Son los Chiapanecos quienes se enfrentan a los conquistadores españoles, primero en 1524, encabezados por Luis Marín y luego en 1528, cuando Diego de Mazariegos cree haberlos vencidos.

La batalla del sumidero tiene gran significado para la identidad Chiapaneca. De ahí surgió la leyenda del sacrificio de los indígenas, que se aventaban desde la cumbre del Cañón del Sumidero ante la posibilidad de la esclavitud; así mismo, marca el comienzo de las rebeliones indígenas, que serán recurrentes en la historia chiapaneca.

Cañón del Sumidero

Cañón del Sumidero

En esa época, el Cañón del Sumidero no presentaba las aguas tranquilas y transitables que son ahora, ya que era un paraíso que contaba con rápidos, donde el calor extremoso por el día y bajas temperaturas por las noches hacían más difícil el acceso.

A su interior, sin dejar de ser peligroso, se encontraban cascadas de 5 o 6 metros de altura, y ni qué decir de su riqueza en fauna y vegetación: Serpientes, Iguanas, Gatos Montés, Monos, Venados, Zorrillos, Osos Hormigueros, Pumas y todo tipo de aves.

Transformación

Presa Manuel Moreno Torres, (Chicoasén)

Presa Manuel Moreno Torres, (Chicoasén)

Se dió la construcción de la presa Chicoasén, en 1980, que impedía el paso brusco de las aguas del Río Grijalva.

Así, los lugareños pudíeron admirar la belleza que se encierra en esas tres paredes que inspiraron para que la imagen del Cañón, de origen al Escudo que llegó de España en 1535 y es hasta 1928, cuando pasa a ser Escudo del Estado de Chiapas como el escenario majestuoso de la épica historia de los Chiapanecas.

El grupo Pañuelos Rojos, fue el primero en atravesar el cañón.

Utilidad cultural, natural y deportiva. Por mucho tiempo la riqueza del Río Grijalva, que cruzaba el Cañón, serpenteando a través de las rocas, formó rápidos caudales y cascadas que lo hacían intransitable, y fue hasta en 1960, que un grupo de 8 Chiapanecos, autollamado Pañuelos Rojos, logró cruzar a pesar de las carencias técnicas y de equipo. El grupo estaba formado por Jorge Narváez, Maximiano Hernández, Eneas Cano, Salvador Hernández, Ramón Alvarado, Nabor Vázquez y Rodolfo Castillejos.

Sin embargo, sus paredes llenas de árboles, que guardan con recelo los secretos del Cañón, no han sido exploradas en su totalidad, y se sabe que aún alberga a algunos Cocodrilos, Miles de especies de insectos, algunos Venados y Monos araña.

En 1962, otro grupo formado por la compañía Western River Expeditions, de Estados Unidos, realizó la segunda y última travesía por el Cañón, ya que el nivel del Río Grijalva se elevó hasta alcanzar los 200 metros, al construirse la central hidroeléctrica en Chicoasén.

Desde ahí el Cañón del Sumidero se hizo navegable, hoy podemos encontrar en el embarcadero de Chiapa de Corzo, diferentes tipos de lanchas para poder admirar esta belleza natural única en el mundo.